Valioso empate de un maduro y solido BPUI1, que frena la impresionante racha de victorias consecutivas de la potente Arandina C.F. (0-0)

Valioso empate de un maduro y solido BPUI1, que frena la impresionante racha de victorias consecutivas de la potente Arandina C.F. (0-0)
miércoles 10 octubre

Lo tuvo todo. Intensidad, garra, coraje, crispación, dos equipos dejándose el alma en cada acción, expulsiones, despropósitos en los banquillos (y no precisamente futbolísticos). Menos los goles. En tablas finalizó el derbi provincial entre Isabel I y Arandina. El combinado ribereño se enredó en la trampa que le planteó el cuadro naranja y se dejó en Castañares los primeros puntos de la temporada.
El resultado fue celebrado como un título en las filas locales. Y dejó un regusto más que amargo en las ribereñas, que se vieron impotentes para derribar la muralla defensiva planteada por el Promesas.

El choque se convirtió desde el primer momento en una batalla campal. Carlos Aguilera había planteado un encuentro desde la trinchera, apostando sus líneas sobre el terreno de juego cual si fuera un batallón perfectamente organizado. Acumuló muchos hombres por detrás del balón que defendieron su parcela como un perro de presa. 
Con una solidez a prueba de bombas fueron minando la moral de una Arandina que lo intentó todo para llevarse los tres puntos.
Desde el pitido inicial solo hubo un equipo sobre el césped que buscó la meta rival: el de Javier Álvarez de los Mozos, que no eludió su papel de favorito para asumir el mando de las operaciones. Pero sus intentonas se estrellaron una y otra vez contra un muro inexpugnable. 
Los dos contendientes sabían perfectamente lo que se iban a encontrar enfrente (ya habían mostrado sus cartas en un duelo en pretemporada). Lo que cambió en esta ocasión fue la sublimación de ambos planteamientos.

El Isabel I asumió su papel de equipo inferior y dejó hacer a su oponente en la medular. Pero cuando el esférico se aproximaba a su área se convertía en un auténtico gladiador que recurría a todas las técnicas a su alcance para frenar a su oponente.
La Arandina volcó el partido en el terreno de juego de los naranjas. Adeva, en el 13, tuvo la primera buena ocasión al empalmar de volea en el segundo palo un córner botado por Zazu. Pero su remate fue desviadoo a saque de esquina. Luego lo intentó el incisivo Ruba con un derechazo que se perdió por encima del travesaño.

El partido se fue calentando con el paso de los minutos. El Promesas estaba logrando llevar el agua a su molino. A la media hora de juego Adeva no acertó a precisar en posición forzada un servicio de Zazu desde la izquierda. El duelo había ganado en dureza en todos los balones divididos. Y ninguno de los dos equipos rehuyó bajar al barro para librar la batalla. 
Los visitantes trataron de cambiar el rumbo del duelo en el arranque del segundo acto. Rubiato cabeceó al centro un servicio de Zazu en el primer minuto. El Isabel I no salía de su campo, pero el 52 dispuso de la mejor ocasión de todo el partido en una veloz contra conducida por Torres iniciada en un saque de esquina de la Arandina que pilló desguarnecida a la zaga ribereña.
El delantero filtró un pase perfecto para Gallo, que se plantó solo ante Carmona. El disparo del atacante fue rechazado por los pies por el cancerbero blanquiazul. Ese fue todo el balance ofensivo del Promesas.

De los Mozos agotó pronto los cambios en busca de hombres de refresco que pudieran desatar el partido, pero el choque carecía de ritmo por las constantes interrupciones. Adeva, en el 53, desvió en el primer palo una falta botada por Marcos que obligó a lucirse a Álex para abortar el peligro (en esa acción se lesionó el cancerbero).
Luego la tuvo Marcos de cabeza en un balón parado, pero su remate salió al centro de la portería. Con todavía 20 minutos por delante el Promesas se quedó en inferioridad numérica, pero se repuso con prontitud y solvencia al varapalo. 

En las filas arandinas Ruba se echó el equipo a las espaldas y suyas fueron las acciones más peligrosas. En el 79, tras una buena jugada personal, hizo emplearse a fondo a Lisardo. Cuando los visitantes se lanzaban ya a la desesperada a la portería del Isabel I fue expulsado Andrés por doble amarilla, lo que dio aire a los capitalinos. Ya en el descuento Diego Abad tuvo el partido en sus pies, pero su disparo no fue demasiado certero.

Recibe en tu correo lo último del Promesas

Suscríbete ahora completando el siguiente formulario.

Patrocinadores

AgendaBurgos
ARCECARNE
ASADOR AZOFRA
Bodegas Naval
CENTRO DENTAL VIRGEN DEL MANZANO
DAVID SEBASTIAN
EL ALFOZ
EXCAVACIONES TEMIÑO PEREZ
EXCLUSIVAS SAN PEDRO
IBERCAJA
IBERCAJA
iCREATIVOS
KRONOSPAN
LA FAVORITA
PROLIGA
RESTAURANTE LANDILLA
RESTAURANTE SOTOPALACIOS
SELENIUM CONSTRUCTORA
TELEMARISCO PIÑEIRO
TETRA 5 CONSTRUCCIONES
UNIVERSIDAD ISABEL I